Era el cuarto desfile del día y el cansancio ya empezada a notarse. El ambiente en el backstage era total, modelos corriendo, maquilladores y peluqueros a tope para dejarlas listas a tiempo. Inmaculada corría de un lado para otro supervisándolo todo y yo allí en medio haciendo fotos de lo que podía!

La nueva colección de novia de Inmaculada García es un guiño al pasado. Bajo el nombre de ‘MON ”CLIN D’OEIL” AU PASSÉ’ e inspirada en las primeras décadas los siglos XVIII – XIX- XX.
El desfile comenzaba con la aparición de un hombre vestido de época que se dirigía a un gran reloj del tiempo donde con cada línea cambiaba las agujas del reloj dejándolas en su siglo correspondiente.

En la primera década de la colección, la más barroca, destacan los tapices, blondas, encajes, las faldas voluminosas y los corpiños. Las espaldas vuelven a tener un gran protagonismo y los encajes parece que están incrustados en la piel. Vimos desde el color blanco hasta un marfil vainilla.

En la segunda línea, ‘tenderness’, inspirada en el siglo XIX, quiso destacar la sensibilidad y el romanticismo con encajes, chantilly, mezcla de tules con gran vaporosidad, talles imperio, mangas más pequeñas, largas y muchas transparencias. Diseños para una novia muy liviana y sensual.

Para la tercera línea, ‘auféminin’, quiso dar un toque más chic, desenfadado y divertido. Volantes escalonados, tul, plumeti, encajes y chantilly, cortes en cintura y talle más bajo.

Sin duda, lo más destacable (de nuevo como estamos pudiendo ver en el resto de colecciones) son las espaldas. El juego de encajes, los acabados con puntillas y superposiciones.