Buenos días amig@s!
 
Hace unos días que quería publicar un post que escribió nuestra compañera, amiga y profesora Rocío Blanco de Sí, Diseña tu boda hace unas semanas. Ya os hemos hablado más de una vez de ella, pero es que no nos cansaremos de darle las gracias por todo lo que nos ha enseñado y por toda su ayuda.
 
Creemos que tenemos que hacer piña todos los profesionales que nos dedicamos a esto para que nuestra profesión se normalice. La unión hace la fuerza. En su post explica a la perfección porqué nuestro trabajo es imprescindible. Por favor leerlo de arriba a abajo, os aseguro que no os dejará indiferente y estoy convencida que os hará ver las cosas desde otra perspectiva.

 
¡Hola!
 
Trato de entender por qué aún hoy son muchísimas las parejas que no contratan los servicios de un Wedding Planner y, sinceramente, no lo comprendo. Quizás no sepamos explicar con claridad cuál es nuestro trabajo y cómo conseguimos bodas perfectamente ejecutadas y personalizadas.
 
Soy consciente que la mayoría de las parejas que no contratan los servicios de un Wedding Planner no lo hacen por motivos económicos. Y es que nuestra profesión tiene colgada el sanbenito de ser un servicio caro, al alcance únicamente de los “ricos”. Pues bien, ya es hora de desmontar la falsedad.
 
En el mundo de las bodas existen muchos gastos que se han institucionalizado hasta tal punto que nadie se plantea si son o no necesarios o un mero “lujo”. Así, contratar a una empresa de papelería para confeccionar las invitaciones,  a una floristería para confeccionar el ramo de la novia, a un fotógrafo que inmortalice ese día tan importante, o a un DJ que amenice la fiesta…Todos son gastos que los novios asumen con naturalidad, a pesar de que no son imprescindibles (seamos sinceros, los únicos sujetos indispensables son los novios y dos testigos, para que tenga validez legal). Si preguntásemos a las parejas por qué aceptan destinar una parte importante de su presupuesto a los anteriores profesionales, la mayoría responderán que, aunque desde un punto de vista legal no son imprescindibles, sí lo son para que ese día sea realmente un día especial. Y tienen razón. Pero se están olvidando de algo fundamental: la contratación de todos los servicios no implica necesariamente que la boda vaya a salir tan especial ni tan bien como se esperaba.
 
Os planteo las siguientes preguntas: ¿Quién no ha recibido alguna vez una invitación confeccionada con el mejor papel, y después se ha perdido varias veces hasta dar con la iglesia porque no se incluyó un mapa o éste no estaba claro?, ¿Quién no ha tenido que beberse un champán exquisito bajo la lluvia o agolpados en un porche junto a otros cien invitados porque no estaba previsto un plan b en un día lluvioso?, ¿Quién, alguna vez, no se ha sentado en una mesa fastuosamente decorada y después, entre plato y plato, ha tenido tiempo de hacer la digestión? ¿Quién no se ha quedado con las ganas de bailar más cuando el DJ anuncia que es la última canción, porque a la hora que estaba previsto el inicio del baile todavía no habían servido el café?
 
Así que si tuviera que resumir el cometido de un WP, sería el de garantizar que todo el dinero que se han gastado los novios para que su día sea especial, sirva precisamente para eso. Y si comparamos la partida presupuestaria que se destina a un WP con la destinada a todo lo anterior, eso nos convierte en la mejor inversión de la boda. 
 
Los Wedding Planners somos profesionales del mundo de las bodas. La boda es un evento mucho más complejo de lo que a priori se pueda pensar, teniendo en cuenta que es un día importantísimo e irrepetible,en el que participan muchas personas, desde profesionales –  a los que hay que elegir con cuidado y coordinar- a invitados – a los que hay que cuidar con esmero-. 
 
Contamos con profundos conocimientos sobre decoración, restauración, viajes, vinos, etiqueta y un largo etcétera.. y sobre todo, somos perfectos Jefes de Protocolo. Esta amplitud de conocimientos garantiza que consigamos crear bodas únicas y muy personalizadas, bodas que nadie olvida por la perfecta organización y puesta en escena. Además los novios participan en el proceso de organización de la boda (no en vano son ellos los que toman las últimas decisiones) sin que eso les suponga un estrés, disfrutando de todo el proceso, incluso de los días previos a la celebración.
 
Por último me gustaría aprovechar este post para enviarles un fuerte abrazo a tod@s l@s WP que se están iniciando en este negocio. Os animo a que continuéis con pasión, perseverancia y buen hacer. Llegará un día en el que serán muchas las parejas que no prescindan de nuestros servicios.
Bss!
 
Rocío.
 
Podéis leer el post o seguir a Rocío en el siguiente enlace:  http://www.sidisenatuboda.es/index.php/es/blog-wedding-planner
 
A lo que dice Rocío yo añadiría un consejo: Mucho cuidado a quién contratéis. Es imprescindible contratar a un buen profesional, que esté bien formado y domine a la perfección todos los aspectos de la boda y por supuesto bajo firma de un contrato. Hoy en día cualquiera se vende como Wedding Planner (con todo el respeto del mundo) la hermana de, la mejor amiga, la prima de… No os confundáis, posiblemente os cobren menos o no os cobren nada pero os aseguro que no tendrán en cuenta aspectos que un buen profesional sí tendrá.

 Esperamos que poco a poco se extienda y se entienda más nuestro trabajo. Este trabajo que amamos y hacemos con toda la pasión del mundo!
 
¡Besos!